Un tesoro y una perla…

Estándar

pearl-in-dirty-hands

JULIO 30 DE 2017

DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO

El domingo XVII nos presenta, nuevamente en el evangelio de Mateo (13,44-52), las parábolas, o imágenes, del Reino, que se complementan con la sabiduría divina, que da sentido no sólo a la vida del creyente, sino a sus decisiones y su proceder (1Re 3,5-13).

VER

“Éxito, poder y dinero…”. Tres deseos que rondan el corazón y los pensamientos del hombre, con ellos sueña e idealiza su vida; cuando los alcanza, del modo que sea, o lo alcanzan a él, su vida, su quehacer, su proceder, sus actos, se orientan en función de eso, a veces de manera insaciable.

Nos hemos ido acomodando (literalmente: “acomodando”) a un modelo de sociedad competitiva, que nos empuja a buscar el “más” (cuantitativo y no cualitativo) en todo, del que aflora una lucha no sólo contra los otros, sino con nosotros mismos: la intranquilidad e insatisfacción de no quedar por debajo de nadie, ni ser menos que los demás; no tener menos que otros ni ser despreciados por un status inferior…

La competitividad, que en sí puede ser positiva para el desarrollo de la persona, dado que pone en acto sus capacidades y seguir adelante motivada por sus logros, se ha convertido en una ambición desmedida por tener, olvidando la importancia del ser, una competencia inhumana y desleal en la que ganan los que más tienen (fuerza, poder, dinero…).

En contraste, recuerda el Papa Francisco, la espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco (LS 222).

JUZGAR

En aquellos días, el Señor se le apareció al rey Salomón en sueños y le dijo: “Salomón, pídeme lo que quieras, y yo te lo daré”.

…te pido que me concedas sabiduría de corazón para que sepa gobernar a tu pueblo y discernir entre el bien y el mal. Pues sin ella, ¿quién será capaz de gobernar a este pueblo tuyo tan grande? (1Re 3,5.9).

¿Qué tantas cosas pedimos que no corresponden a lo que necesitamos? No somos reyes como Salomón, pero somos responsables en algunas situaciones, comenzando por la propia vida, de los hijos que hemos engendrado, el matrimonio, el trabajo; el puesto que se nos ha encomendado y los trabajadores a nuestro cargo, etc. Lo que sea, tendremos que tomar decisiones, discernir entre lo bueno y lo malo, lo conveniente para todos y lo que nos puede perjudicar.

La sabiduría comienza a actuar en la historia y en los procesos de la vida humana, cuando el hombre reconoce lo que es realmente y actúa con humildad: yo no soy más que un muchacho y no sé cómo actuar… (1Re 3,7). Pero tal humildad no puede ser vista como una simple actitud derrotista o conformista, que nos autolimita (“no soy más que un muchacho”), sino como la apertura del individuo a la acción de Dios en él, disponibilidad total a escuchar su voz, su Palabra, y caminar bajo la guía de su Espíritu. Al respecto, decía Sta. Teres que Dios es suma Verdad, y la humildad es andar en verdad (7M, 10,7). La verdad de nuestro propio ser (humildad) ante la suma Verdad, que es Dios.

La juventud de Salomón, como la de Samuel, David, o Jeremías, es un signo de contradicción y representa un cambio de paradigmas, dado que el saber y la experiencia (sabiduría) siempre están en relación con la madurez del hombre y su avanzada edad (vejez); ahora es distinto, la lógica de Dios no lleva el mismo camino que la lógica humana, dicha juventud es garantía de novedad, de apertura, de disponibilidad, de asombro.

Sólo la sencillez y la apertura del corazón humano permiten descubrir las riquezas de la revelación divina, escondidas debajo de tanta falsedad y de tantos espejismos que engañan nuestra mirada. Mateo (13,44-52), utilizando su peculiar estilo de los contrastes, nos presenta a Jesús hablando del Reino, nuevamente por medio de parábolas; nos encontramos aquí con tres, en las que Jesús resalta dos aspectos esenciales en el modo de relacionarnos con la sabiduría que brota abundante del reino y de la palabra de Dios: la renuncia y el discernimiento.

El trabajador del campo (v. 44) y el comerciante de perlas (v. 45), al encontrarse con la inesperada y valiosa riqueza oculta en un tesoro y en una gran perla, se ven en la necesidad de discernir qué vale más, lo que ya poseen, o lo que acaban de encontrar, y tomar una decisión al respecto: renunciar, ¡o no hacerlo!. Con la parábola de la red de los pescadores (v. 47), en sintonía con la parábola de la cizaña (13,24-30), Mateo insiste en lo que será el desenlace del reinado: el fuego acabará con la cizaña y con los pescados malos. Con ello, Jesús no intenta amenazar ni infundir terror, sino resaltar lo extraordinariamente importante que es el don que se ofrece y lo decisivo de la respuesta de la persona (Luis Alonso Schökel, La Biblia de Nuestro Pueblo).

Las dos primeras parábolas encarecen el valor del reinado de Dios, al cual hay que sacrificar todos los demás valores. El hombre que descubrió el tesoro descubrió lo que no buscaba, mientras que el buscador de perlas encontró lo que no se atrevía a imaginar. No se entra en el reinado de Dios por los propios méritos, sino que es un don que se ofrece y que pide una respuesta. A los afortunados con el hallazgo les queda por delante la labor de toda una vida, la de ir subordinando todo (vender todas las posesiones, dice Jesús) a la causa del reino. El reino se convierte en el único valor absoluto para quien lo descubre; es la mayor riqueza para el seguidor de Jesús (Luis Alonso Schökel, La Biblia de Nuestro Pueblo).

ACTUAR

El Papa Francisco añada algo más al sentido de las parábolas del reino: la búsqueda.

…Es verdad que el Reino de Dios se ofrece a todos, es un don, es un regalo, es una gracia. Pero no se pone a disposición en una bandeja de plata, exige un dinamismo: se trata de buscar, de caminar, molestarse.

La actitud de la búsqueda es la condición esencial para encontrar… (Angelus, 30/07/2017).

A lo que podemos añadir el compromiso de compartir, buscar y caminar con los demás. Así lo plantea Mateo: Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas (v. 52).

  • ¿Qué tesoros hemos descubierto a lo largo de nuestra vida? ¿Los compartimos con otros?
  • ¿Cuántas perlas valiosas hemos encontrado en nuestras búsquedas? ¿Les damos el valor que les corresponde?
  • ¿Qué valores enseñamos y transmitimos a nuestros hijos?
  • ¿Es el reino nuestro gran tesoro, la única perla que vale por todo lo demás?

Mario A. Hernández Durán, Teólogo.

 

Anuncios

Trigo o cizaña…

Estándar

que_la_cizana_no_arruine_su_trigo_0

JULIO 23 DE 2017.

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO.

La Liturgia de la Palabra de este domingo nos presenta, como siempre, tres textos (Sab 12,13.16-19; Rm 8 26-27 y Mt 13,24-43) y con ellos nos hablará nuevamente del Reino. Veremos que en el evangelio Mateo retoma el símbolo de las semillas y de la tierra, agregando el de la levadura, para establecer con ello el paralelismos entre Palabra (semilla), escucha-acogida (tierra) y perseverancia (trabajo, cuidado, frutos, abundancia).

VER

“El reino de los hombres…” es semejante a cosas grandiosas, magníficas, majestuosas; grandes proyectos, construcciones impresionantes, incalculables riquezas, ambiciosos beneficios… Pero, ¿todo surge de un corazón generoso?

En el fondo de todo, tal vez, no hay pequeñas semillas, ni la sencilla eficacia de la levadura, de tal modo, que nada de eso ha echado raíces en la tierra del bien común. Crece como la cizaña que invade los cultivos y los ahoga, se impone sobre la planta fértil y sobresale en el horizonte, pero sólo es cizaña de raíces superficiales, que al final del tiempo previsto para la cosecha se secará.

Cuando la justicia y el bienestar pierden de vista el referente humano dejan de tener sentido y no alcanzan su verdadero objetivo:

Con todo esto has enseñado a tu pueblo que el justo debe ser humano y has llenado a tus hijos de una dulce esperanza… (Sap 12,19).

JUZGAR

El reino de los cielos es semejante a…

Los textos, en conjunto, resaltan tres elementos que, desde la perspectiva del evangelio, integran nuestra vida de fe:

  • Creemos en un Dios justo y misericordioso.
  • Su Palabra es semilla que da frutos abundantes.
  • Nosotros somos la tierra donde crece esa semilla, o donde muere.

El libro de la Sabiduría (12,13.16-19) y el evangelio de Mateo (13,24-43) nos revelan un aspecto maravilloso del Dios de Israel:

  • Que siendo un rey que, tal vez, tenga el poder para castigar, es por el contrario misericordioso con todos (12,13 y 16), al pecador le da tiempo para que se arrepienta (v. 19).
  • Ese mismo Dios, permite que el trigo y la cizaña crezcan juntos; en su justicia, también la cizaña tiene el derecho divino de crecer, permanecer y vivir hasta el último momento, le da tiempo…

Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha (Mt 13,30).

El reino de los cielos, que conocemos a través de la Palabra revelada, es como la semilla de mostaza y como la levadura que, siendo pequeñas e insignificantes, transforman el corazón del hombre, haciéndolo generoso y abundante: como un árbol donde los pájaros anidan, o una masa que fermenta, convirtiéndose en un pan que rinde para todos (Mt 13,31-33).

El campo es el mundo (Mt 13,38) y el mundo somos nosotros, la tierra donde se siembra la semilla. Ahora bien, si la Palabra, que es la semilla, es un don, la tierra también lo es: la hemos recibido del Dios creador para cuidar de ella y hacerla producir.

…Si la tierra nos es donada, ya no podemos pensar sólo desde un criterio utilitarista de eficiencia y productividad para el beneficio individual. No estamos hablando de una actitud opcional, sino de una cuestión básica de justicia, ya que la tierra que recibimos pertenece también a los que vendrán… (LS 159).

El evangelista Mateo utiliza constantemente el recurso de los contrastes, a veces radicales, para ubicar al oyente y que tome postura, poniendo como referente los logros que el hombre alcanza, no sólo al final de su vida sino a lo largo de su existencia: Por sus frutos los reconocerán… Un árbol sano da frutos buenos, un árbol enfermo da frutos malos. El árbol que no da frutos buenos será cortado y echado al fuego (7,16-17.19).

El criterio de la separación, como se dirá más adelante en el juicio de las naciones (25,31-46), será la opción la opción por el pobre y el necesitado. Quien haya hecho esta opción en su vida habrá sido buena semilla en su reinado, aunque no haya pertenecido explícitamente a la Iglesia; quien no, será cizaña. Mientras tanto, estamos en el tiempo de la paciencia histórica de Dios, el ámbito de su misericordia donde siempre es posible la conversión y el cambio (L. A. Schökel, La Biblia de Nuestro Pueblo).

ACTUAR

Encontramos un elemento más en la carta de Pablo a los romanos, que se convierte en línea de acción para nosotros: Dios siempre nos da la oportunidad de vivir y seguir creciendo hasta el final, para ello, nos ofrece una ayuda: el Espíritu.

Hermanos: El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que conoce profundamente los corazones, sabe lo que el Espíritu quiere decir, porque el Espíritu ruega conforme a la voluntad de Dios, por los que le pertenecen (Rm 8,26-27).

  • Si el Espíritu habita en nosotros, entonces podemos ser semilla de mostaza y levadura en nuestra familia, en la comunidad, en la sociedad, en el mundo.

El que tenga oídos, que oiga… (Mt 13,43).

Mario A. Hernández Durán, Teólogo.

 

Salió el sembrador…

Estándar

el_sembrador

JULIO 16 DE 2017

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO

El domingo XV nos presenta uno de los medios que Jesús utiliza para explicar la relación del hombre con la Palabra de Dios, con el Reino y con la salvación ofrecida a través de la Buena Nueva. La Liturgia establece una línea entre el texto del profeta Isaías (55,10-11), la carta de Pablo a los romanos (8,18-23) y el evangelio de Mateo (13,1-23), a través de temas centrales: la semilla, la tierra y la fertilidad, en una sintonía perfecta con la Palabra, el hombre y la fe.

VER

Las categorías humanas nos permiten hoy catalogar a los hombres según sus capacidades y aptitudes, a partir de su disposición con el entorno, con otros hombres, consigo mismo y con las realidades trascendentales (futuro, destino, santidad, divinidad, muerte, vida, etc.). Así, hablamos de personas capaces e incapaces, idóneas para un puesto, o una misión, e inadecuadas para ello. También vemos a gente responsable, en contraste con la que es irresponsable; individuos tenaces, que alcanzan lo que se proponen, en contraposición a los mediocres, que nunca terminan lo que inician, o lo dejan a medias.

Un factor en el éxito o fracaso de las iniciativas y los proyectos humanos, sobre todo los que son de índole individual, lo integran las circunstancias, realidades diversas que le dan sentido y forma a nuestros contextos, convirtiéndolos en el fundamento existencial y la razón de nuestra vida. Dichas circunstancias pueden ser favorables o desfavorables.

No obstante, ninguna circunstancia es determinante (no deber serlo), y aunque nos “circundan” y pueden representar un límite, todo hombre es capaz de romper con ellas y superarlas; no las podemos negar ni desconocer, pero sí dominarlas y transformarlas. Existe una relación natural entre lo que nos rodea y nuestra vida personal, el éxito o fracaso de todo lo que se involucre en esa relación, dependerá de cómo nos paremos de frente a ello y tomemos postura.

Yo soy yo y mi circunstancia, si no la salvo a ella no me salvo yo (José Ortega y Gasset).

JUZGAR

El texto de Isaías y el evangelio de Mateo hablan de los efectos que la Palabra de Dios provoca en el hombre que la escucha, por medio de ejemplos tomados de la naturaleza: lluvia, nieve, tierra, semilla, fertilidad, frutos…

Para comprender con mayor claridad lo que propone el evangelio, vale la pena tomar en cuenta las palabras íntegras del texto Isaías:

Como bajan del cielo la lluvia y la nieve y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, a fin de que dé semilla para sembrar y pan para comer, así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí sin resultado, sino que hará mi voluntad y cumplirá su misión (55,10-11).

Desde una lectura superficial, veríamos tal vez, en el último versículo, que la Palabra de Dios es “impositiva”, pero no es así: la palabra no se impone, es Dios quien espera, de sí mismo y de su palabra, los resultados que corresponden a su fuerza y contundencia; no puede ser de otra manera, sólo actúa: así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí sin resultado… (v. 11).

El problema, en cambio, es cómo la recibe el hombre y en qué medida permite que las circunstancias y las vicisitudes de la vida le ayuden, o le impidan, a que penetre en lo más hondo de su ser y su historia. La semilla es la misma e igual para todos, la tierra es generosa como generoso es el corazón del hombre. Así, la Palabra, como la semilla en manos del sembrador, se reparte sobre la tierra a lo largo del día; no importando las condiciones, se confía plenamente en manos del hombre, de él y de su voluntad dependerá que crezca y fructifique.

A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no. Al que tiene, se le dará y nadará en la abundancia; pero al que tiene poco, aun eso poco se le quitará… (Mt 13,11-12).

Sabemos que la naturaleza humana no es ajena a la revelación, en función de ella y a pesar de ella, se da con abundancia hasta alcanzar la salvación que ofrece. Jesús, en consonancia con Isaías, explica las riquezas de la Palabra de Dios y de su reino, partiendo de la vulnerabilidad del hombre:

…porque este pueblo ha endurecido su corazón, ha cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni comprender con el corazón. Porque no quieren convertirse ni que yo los salve (Is 6,10/Mt 13,15).

El Dios de Israel, igual que Jesús ante el pueblo, se acerca a cada hombre no preguntándole cómo es, o si cree en Él, sino demostrándole su amor y confiando su Palabra.

Escuchen, pues, ustedes lo que significa la parábola del sembrador… (Mt 13,18).

ACTUAR

Pablo, en su carta a los romanos, habla de una creación sometida al desorden, que gime y sufre dolores de parto (8,19-22); en el seno de esa misma creación estamos nosotros, quienes hemos recibido de manos del Padre no sólo su Palabra, sino también las primicias del Espíritu (v. 23).

Los dolores de parto son los anhelos del hombre por alcanzar la condición de hijo de Dios (v. 23) que le corresponde. El parto es el momento de dar a luz el fruto de una semilla que se asumió y se cuidó con responsabilidad; de éste modo, las primicias del Espíritu deben ser paridas y hacerlas fructificar para transformar la “condición” human sometida al desorden, la mediocridad, la irresponsabilidad, la injusticia…

La palabras de Mateo son palabras de denuncia y de condena, pero son, sobre todo, una invitación al arrepentimiento y a la conversión: acoger su Palabra, el mensaje del reino.

Ésta es también la lección que quiere dar Mateo a sus comunidades cristianas (y a las comunidades de hoy): el aparente fracaso de reinado de Dios, el rechazo del mensaje y la hostilidad a sus mensajeros, más que menguar los ánimos de una Iglesia marginada y perseguida en su misión de anuncio y de denuncia, debe, por el contrario, fortalecer su compromiso y su testimonio, pues es precisamente en la persecución y en la prueba donde se revela el poder y la verdad de la Buena Noticia del reinado de Dios (Luis A. Schökel, La Biblia de Nuestro Pueblo).

Mario A. Hernández Durán, Teólogo.

“Humildad es andar en verdad…” (Sta. Teresa de Jesús)

Estándar

frases_de_la_humildad

JULIO 9 DE 2017

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

El domingo XIV del Tiempo Ordinario nos presenta tres textos breves que tiene como tema transversal la humildad y la sencillez, no sólo como actitudes de vida sino como características de una autoridad que ha sido marcada por el Espíritu de Dios en función del servicio y el bien de todos.

El primer texto es del profeta Zacarías (9,9-10), el segundo de la carta de Pablo a los romanos (8,9.11-13) y el evangelio de Mateo (11,25-30).

VER

Las apariencias engañan… La sabiduría popular y la experiencia cotidiana nos han demostrado que no siempre lo que vemos en una persona es realmente reflejo de su verdadera condición. La “personalidad”, en muchos casos es, tal cual, ese próspon, o máscara, que el pensamiento griego y su literatura han heredado a la psicología moderna: un sobrepuesto que cubre la identidad del hombre.

Detrás de cada rostro subyace una realidad oculta, que no siempre aflora ni deja ver la verdad de cada individuo; la gente puede hablar, sonreír, gesticular, decir una serie de cosas impresionantes e inverosímiles…, con el simple objetivo de aparentar.

Las apariencias siempre, o casi siempre, van acompañadas de la ostentación, del lujo, del prestigio, del reconocimiento y de los privilegios; se les viste con lo último de la moda, con las marcas exclusivas del mercado y se asientan en puestos de honor, en los estrados del poder y en los deseos, a veces desordenados, de alcanzar el más alto nivel, por encima de los otros.

Sencillez y humildad parecen haber perdido valor y sentido en un mundo marcado por la competencia desmedida, donde tropezamos unos con otros, perdiendo la dignidad en una carrera fratricida por alcanzar los primeros puestos…

A pesar de ello, hay quienes viven con sencillez y humildad  (no quienes las “practican”, pues dichas “prácticas” son, o pueden ser, modos de aparentar), logrando mantener los pies sobre la tierra y mirando la realidad desde la perspectiva adecuada. La humildad se acompaña de la sencillez y, ambas, son reflejo de una personalidad madura, que siempre está donde debe estar, que no presume ni es ostentosa; que no ambiciona cosas innecesarias, siempre parte dela realidad y está abierta a los demás.

JUZGAR

¡Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! (Mt 11, 25).

Nos encontramos ante una plegaria donde Jesús sintetiza y hace evidente la más pura intención de la Buena Nueva, inexplicable e inaceptable para muchos en Israel: la grandeza de la revelación, a partir de ahora, se pone en manos de la gente insignificante; representa un cambio de mentalidad y un rompimiento con las estructuras establecidas. La sacralidad de Dios y su sabiduría cobran su sentido más profundo en los ignorantes, que son capaces de escucharla y acogerla sin prejuicios ni trabas.

Es la oración mesiánica de Jesús – dice Luis A. Schökel – ante la revelación sorprendente de Dios a los desheredados de este mundo. En una sociedad donde el prestigio era una forma de poder y de seguridad económica, la ignorancia era considerada no sólo como ausencia de conocimiento, sino como una marca sobre las personas que carecían de instrucción o enseñanza… (La Biblia de Nuestro Pueblo).

En el conjunto de los textos bíblicos de la liturgia, encontramos una enseñanza al respecto, que podemos cifrar de la siguiente manera:

  • Zacarías nos habla de cómo es y en qué condiciones llegará el rey de Israel: justo, victorioso y humilde. Una figura que contrasta con el poder del mundo y del resto de los reyes. En eso, precisamente, radica su poder (9,9).
  • Pablo, en la carta a los romanos, enfoca el sentido de la humildad desde la vida según el Espíritu: Ustedes no viven conforme al desorden egoísta del hombre, sino conforme al Espíritu, puesto que el Espíritu de Dios habita verdaderamente en ustedes (8,9).
  • El evangelio de Mateo nos revela, como ya indicamos, las actitudes preferidas del Padre y del mismo Jesús, para dar a conocer las riquezas de la revelación: la sencillez y la humildad. Gracias, Padre, porque has revelado estas cosas a la gente sencilla (11,25).

El grandioso rey aparece ante los hombres montado en un burrito (Zc 9,9). A ninguna autoridad judía le estaba permitido montar a caballo, animal simbólico del poderío militar romano y de la “condición real, o divina” que ostentaban los emperadores y los reyes de las culturas circundantes. El burro, animal de carga y de trabajo, acoge la sencillez del pueblo y la pobreza de tanta gente, además, es signo de la dignidad mesiánica (humildad y sencillez).

Así, descubrimos que Dios se revela en la sencillez, en la pobreza, en los hombres despreciados por el poder. La persona misma de Jesús, su vida y su historia, son expresión de sencillez y de humildad: nació pobre entre los pobres, vivió con ellos y murió al lado de malhechores; no obstante, siempre amó, sirvió, perdonó y estuvo atento a las necesidades de los olvidados.

La revelación se confía a los sencillos porque el Padre la ha confiado de igual manera a su Hijo:

El Padre ha puesto todas las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar.

Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga, ligera (Mt 11,26-30).

No hay nada que ocultar, la mansedumbre y humildad del corazón no son apariencia de nada; la abundancia que brota de él son fruto de la libertad y del amor verdadero.

ACTUAR

El Papa Francisco, en su Carta Encíclica Laudato sí (224), ofrece unas palabras de reflexión en torno al sentido que deben recuperar, en la vida cotidiana, la humildad y la sencillez:

La sobriedad y la humildad no han gozado de una valoración positiva en el último siglo. Pero cuando se debilita de manera generalizada el ejercicio de alguna virtud en la vida personal y social, ello termina provocando múltiples desequilibrios, también ambientales. Por eso, ya no basta hablar sólo de la integridad de los ecosistemas. Hay que atreverse a hablar de la integridad de la vida humana, de la necesidad de alentar y conjugar todos los grandes valores. La desaparición de la humildad, en un ser humano desaforadamen­te entusiasmado con la posibilidad de dominarlo todo sin límite alguno, sólo puede terminar dañando a la sociedad y al ambiente. No es fácil desarrollar esta sana humildad y una feliz sobriedad si nos volvemos autónomos, si excluimos de nuestra vida a Dios y nuestro yo ocupa su lugar, si creemos que es nuestra propia subjetividad la que determina lo que está bien o lo que está mal.

Mario A. Hernández Durán, Teólogo.